Cinco tentempiés saludables e ideales para el invierno




Esta es la época en la que apetecen cosas calentitas. Claro, si nos dejamos llevar podemos terminar atiborrándonos de todos los bollos que se cruzan por nuestro camino, así que lo mejor que podemos hacer es planificar nuestros menús, incluyendo un tentempié en la mañana y una pequeña merienda en la tarde. Ya os había dado algunas opciones ideales para el verano, así que a petición vuestra, hoy os sugiero algunas para los días más fríos.


Partamos de que la cantidad de calorías apropiadas para consumir en la merienda gira en torno a las 150 kcal. Claro, es un número orientativo porque esto depende de la edad, de la cantidad de actividad física que realiza la persona y de su peso (las necesidades de un niño no son las mismas que las de una persona adulta, por ejemplo). Siempre tenemos la opción de tomar fruta (además es fácil de llevar en el bolso), pero podemos tener otras opciones para no aburrirnos de comer siempre lo mismo:


Bizcocho de copos de avena y un vaso de leche

No puedo negar que me encantan los bizcochos, aunque siempre los preparo en casa con harinas integrales y con mucha menos azúcar que la que sugieren las recetas. Este en particular me gusta muchísimo porque es muy saciante, contiene mucha fibra y porque simplemente está delicioso. Os dejo la receta por si os queréis animar a hacerlo.


Sandwich de atún y un té verde



Esta opción me gusta porque combina todos los grupos de nutrientes que necesitamos (el atún tiene un alto contenido de proteína y calcio), y el té nos proporciona antioxidantes. Si lo quieres hacer aún más saludable, elige un pan de harinas no refinadas (como el de centeno del que os hablé hace poco en Instagram).


Yogurt natural con frutos rojos (frescos)

 A la hora de elegir un yogur, yo lo tengo claro: siempre elijo el natural sin azúcar. A diferencia de lo que pensábamos, los lácteos desnatados no son los más sanos... además teniendo en cuenta que evito el consumo de azúcar y edulcorantes artificiales, la ecuación da como resultado que la mejor opción es esta. Los frutos rojos combinan fenomenal y además de aportar vitaminas y antioxidantes, hacen esta merienda aún más rica y fácil de llevar en un tupper.


Batido de avena con canela

Aunque generalmente lo bebo muy frío, es verdad que algunas mañanas prefiero prepararlo con leche caliente y un poco de canela molida porque así entro en calor. Si soléis leerme sabéis de sobra que este es mi desayuno habitual y que no paro de recomendároslo, así que os dejo la receta por si no lo conocéis (recordad que podéis hacerla con cualquier leche vegetal).


Pan integral con chocolate negro y té verde

Hay días en que nos apetece comer chocolate y no hay por qué privarnos de él. Simplemente debemos consumirlo con moderación y optar por el negro. Esta opción saludable de nuestras meriendas de pequeños es estupenda para coger fuerza, matar el 'gusanillo' de algo dulce y de paso tomar una buena ración de antioxidantes (tanto el chocolate como el té los contienen en grandes cantidades).

Como dice Juan Revenga en el artículo que enlacé anteriormente, en nutrición no hay verdades absolutas y lo mejor que podemos hacer es seguir el sentido común. Tomar 5 comidas al día nos ayuda a no llegar a ninguna de ellas muertos de hambre y con pocas ganas de pensar en cuál es la opción más saludable, así que si no lo soléis hacer, os aconsejo que lo probéis al menos un par de días.

¿Sois de l@s que toman tentempié y merienda?. ¿Qué otras opciones propondríais?

Foto | Danza de Fogones

¡Que tengáis una semana estupenda y gracias por leerme!

¿TE HA GUSTADO ESTE POST? ¡COMPÁRTELO!

6 comentarios

  1. Yo todos los días como chocolate negro, es mi desayuno!!! una taza de chocolate negro hecho con agua y un par de tostadas, desde que tengo uso de razón.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. En ese caso soy insana, jajaja últimamente no salgo del café pero porque a la tarde ya no puedo con la vida si no. Aunque para compensarlo tomo más fruta a la hora de comer.

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar

Tu opinión es vital para la construcción de este blog, ¡gracias!