Ocho trucos para deshinchar tu abdomen




Cuando llega la temida operación bikini, creo que el talón de aquiles de muchos de nosotros es el abdomen. Es ahí donde se manifiestan nuestras alegrías gastronómicas y nuestro trepidante ritmo de vida, en el que no paras pero tampoco 'te mueves' (o al menos no como nos indica el médico). Sin embargo no todo lo que brilla es oro ni toda la hinchazón es grasa, así que aquí os doy algunos trucos para disminuir su inflamación y de paso sentirnos más vitales y ligeros.


Lo primero que debemos tener en cuenta que si la distensión abdominal es frecuente o molesta, es importante consultar al médico porque puede ser el síntoma de enfermedades como el síndrome de colon irritable o de intolerancia a algún alimento (como la leche). Si se presenta de forma puntual, puede que corrigiendo algunos hábitos logremos deshincharnos y lucir un abdomen más plano:


1. Bebe mucha agua, pero evita las bebidas gasificadas

Para que nuestro aparato digestivo funcione bien, es vital mantenernos hidratados. Por eso es vital beber agua, pero debemos evitar las bebidas gasificadas porque tienen el efecto contrario.

Los zumos y los licuados détox también son otra opción a tener en cuenta, ya que además de agua, obtenemos un alto aporte de verduras, frutas, proteínas veganas y super alimentos que nos pueden ayudar a complementar nuestra dieta y de paso depurar el organismo. Sin duda, un semiayuno a base de licuados depurativos es un recurso sano y eficaz a la hora de deshinchar el abdomen y sentirse más ligero, ya que permite dar un descanso al organismo, limpiarlo de toxinas que a menudo producen inflamación y eliminar líquidos retenidos.


2. Evita ciertos alimentos

Hay alimentos que producen muchos gases, como es el caso de las verduras crudas, algunas frutas o la fibra si la tomamos en grandes cantidades. Lo mejor que podemos hacer es comer de forma equilibrada, tomando cereales integrales en una cantidad moderada pero en todas las comidas y evitar cenar ensaladas (la mejor opción en la noche es la verdura cocida).


3. Corrige tu postura

Aunque es un factor al que poca atención solemos prestarle, la postura tiene mucho que ver con el aspecto de nuestro abdomen. Si pasamos horas sentados, encorvados y con prendas o cinturones apretados, estamos haciendo una presión que puede influir negativamente en el proceso de digestión.


4. Bebe infusiones




Este sencillo gesto te puede ayudar con digestiones pesadas o con el malestar que supone la hinchazón. Una de mis favoritas (precisamente por sus poropiedades antiinflamatorias y calmantes), es la manzanilla, una gran opción para sustituir el café o el té en cualquier momento del día. Otras muy efectivas son la canela y el anís estrellado.


5. Come con frecuencia alguno de estos alimentos

Algunos alimentos poseen enzimas que facilitan el metabolismo de los alimentos, como es el caso de la piña, el kiwi o mi adorada papaya (en mi caso, es la que mejor resultado me da). También los fermetados como el kéfir o el yogur y el jengibre te ayudan a eliminar los gases intestinales.


6. Practica abdominales hipopresivos

Muchas veces la hichazón en el vientre es el reflejo del mal estado de la faja abdominal. Los hipopresivos (que no tienen nada que ver con los abdominales clásicos), trabajan la musculatura en su zona más interna, así que son muy efectivos para tonificarlo y reducir el perímetro de la cintura. Son los más recomendados si sufres de las cervicales, de la espalda o durante el post-parto.


7. Echa mano de los masajes

Un buen masaje te puede ayudar a estimular el movimiento intestinal y acelerar el metabolismo. En caso de que tu sistema digestivo no esté trabajando adecuadamente, es recomendable que visites un profesional que te ayude y te indique cómo darte un masaje apropiado a tu caso.


8. Cuidado con el estrés

El estrés es la epidemia de este siglo. Una de sus tantas consecuencias negativas es que provoca inflamación (incluso a nivel celular), y un proceso fisiológico a través del cual se libera glucosa en la sangre y se mueven los depósitos de grasa. Puede que no comas mucho o lo hagas de una forma muy sana, pero si tu nivel de estrés es alto, es probable que tu abdomen luzca hinchado la mayor parte del día.


Sobra decir que cualquiera de estos consejos funciona mucho mejor si practicas algún tipo de deporte... caminar (acordaros de la teoría de los 10.000 pasos), correr o ir al gimnasio es indispensable para que tu abdomen y tu cuerpo en general luzcan mejor.

¿Soléis poner en práctica alguno de estos consejos? ¿Añadiríais algún otro?

¡Que tengáis un fin de semana estupendo y gracias por leerme!

¿TE HA GUSTADO ESTE POST? ¡COMPÁRTELO!

9 comentarios

Tu opinión es vital para la construcción de este blog, ¡gracias!