La alimentación: clave para gozar de una buena salud articular




Cuando eres joven, y a menos que seas un deportista de élite, escuchar hablar sobre el cuidado de las articulaciones te suena a persona mayor, a algo lejano en el tiempo que probablemente nunca te preocupará. Sin embargo cuando haces algo de ejercicio, o simplemente cuando los años empiezan a ir más rápido de lo que te gustaría, empiezan a manifestarse los problemas.

De este tema precisamente hablamos la semana pasada en un encuentro organizado por Arkopharma y en el que además de aprender mucho al respecto, disfrutamos de una durísima sesión de entrenamiento.




Foto de la sesión de entrenamiento con Arkopharma


Las cifras hablan por sí solas: según un estudio realizado por Opko Healthy, 7 de cada 10 mujeres sufren de dolor articular a partir de los 35 años, el 68% de la problación que supera esa edad sufre de dolor de articulaciones y con el paso de los años, son las rodillas las que más se resienten. Teniendo en cuenta que la artrosis está apareciendo cada vez en edades más tempranas debido al sobreentrenamiento, es un tema del cual debemos informarnos.

Mantener un peso adecuado, hacer deporte de forma regular y cuidar la alimentación son solo algunas de los factores que debemos tener en cuenta, aunque esta última es clave porque es la piedra angular de una salud óptima.


¿Cuáles son los mejores alimentos para cuidar nuestras articulaciones?


Teniendo en cuenta que el colágeno es la proteína más abundante en nuestro cuerpo y la que aporta estructura y elasticidad a los tejidos, esta es la mejor pista sobre los alimentos que deberíamos consumir a menudo. Sin embargo es frecuente encontrar que generalmente no consumimos la cantidad diaria recomendada para mantener una buena salud articular.



  • Cúrcuma: es la especia que todos deberíamos consumir a diario por sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. En breve le dedicaré un post porque es una aliada muy potente para nuestra salud.
  • Aceite de oliva: es uno de los alimentos más famosos que existen por los ácidos grasos que posee y porque además de sus propiedades antioxidantes (y por lo tanto a retrasar el envejecimiento de los tejidos), ayuda a fijar mejor los nutrientes, a equilibrar el ph del cuerpo y a disminuir el colesterol malo. La mejor manera de consumirlo es crudo (en ensaladas, con la tostada o en sopas frías).
  • Brócoli: en general a las crucíferas se les atribuyen propiedades antiinflamatorias, pero al parecer el brócoli tiene un efecto directo en el desarrollo y la prpgresión de la artritis.
  • Azufre: es un elemento esencial porque estimula la producción de colágeno en el cuerpo. Los alimentos más ricos en azufre son el apio, las cebollas, pepinios, aceitunas y las carnes tanto blancas como rojas (aunque ya sabéis que estas últimas se deben consumir con moderación).

Si nuestra alimentación no es tan sana ni tan equilibrada como debería (confesémoslo, la teoría la sabemos muy bien), practicamos mucho deporte e incluso alguno de alto impacto como el running, o simplemente estamos entrando a una edad en la que empezamos a notar que nuestras articulaciones están ahí, es recomendable tomar algún suplemento que nos ayude a suplir las necesidades diarias de colágeno.




Arkoflex Colágeno y Arkoflex Ovomed son los productos que conocimos ese día. El primero es un hidrolizado de colágeno en polvo con vitamina C (para fijarlo), y cúrcuma recomendado para mantener la flexibilidad articular, nutrir los huesos y cartílagos. Sabe a naranja y se diluye muy fácilmente (se recomienda consumir en ayunas).

El otro producto son unas cápsulas hechas a partir del polvo de la membrana de las cáscara de huevo, cúrcuma y extracto de pimienta negra recomendadas para las personas adultas a modo preventivo y para aquellas que tengan patologías asociadas a las articulaciones y los huesos.

¿Alguna de vosotras ha sufrido de problemas articulares?- ¿Soléis tomar suplementos de este tipo?

¡Que tengáis un día estupendo y gracias por leerme!

¿TE HA GUSTADO ESTE POST? ¡COMPÁRTELO!

4 comentarios

  1. Moverse un poquito en un mundo cada vez más sedentario también favorece que no te duela hasta el espinazo con menos de 40 años, que normal, lo que se dice normal, no es.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante. La verdad es que ya sabes que le doy mucha importancia a la alimentación equilibrada y al ejercicio físico en mi día a día.
    Un besito!

    ResponderEliminar
  3. Hola! Me gustaría señalar que cuando ingerimos colágeno el organismo las digiere como cualquier otra proteína, es decir, se rompen en sus aminoácidos y luego el cuerpo sintetiza la proteína que haga falta según la demanda del organismo. Vamos, que es como comer huevos, pollo o tofu pero 4 veces más caro.

    ResponderEliminar

Tu opinión es vital para la construcción de este blog, ¡gracias!