Rosilogie, la gama de Lierac para pieles con rojeces ¿funciona?



 

Ha empezado una época complicada para mi piel gracias a la llegada del frío. Eso sumado al uso de la mascarilla, da como resultado un cóctel que me obliga a ser extremadamente cuidadosa con los productos que me aplico, ya que a la mínima se me descontrolan las rojeces o me aparece un brote de dermatitis. Ya os desvelé la solución en los tesoros de farmacia de otoño, pero la gama Rosilogie de Lierac merece que le dedique un post de forma exclusiva.

 


Las rojeces no son las mismas ni se manifiestan por los mismos motivos en todas las personas: de hecho en los laboratorios de la marca han encontrado 3 tipos distintos: efímeras, difusas y con vasos sanguíneos visibles (sí, hay algunos 'afortunados' que tenemos las tres). En esos mismos laboratorios han descubierto un dúo muy efectivo para tratar cualquiera de ellas: el ruscus, un activo con efecto venotónico y antiinflamatorio, y un péptido neurocalmante llamado dextrano, muy efectivo para aliviarlas gracias a sus propiedades antioxidantes.

 

 

Rosilogie de Lierac: calma, hidratación y alivio la piel con rojeces




El Sérum Doble Concentrado (44,90 euros), viene en un formato que te facilita mucho la vida, ya que trae una doble cámara con el tratamiento para el día (compartimiento rosa) y para la noche (compartimiento gris). La textura del primero es ligera, muy fluida, con un efecto frío que calma la piel en cuanto la aplicas y con pigmentos verdes que neutralizan ese tono rojizo tan característico. La textura del sérum de noche, por el contrario, es más aterciopelado, un poco más rico pero igual de confortable. Os aseguro que aplicarlos es todo un regalo para la piel, especialmente si la sientes muy reactiva y sensibilizada.





La crema Reguladora Anti-Rojeces (29,90 euros), fue lo primero que empecé a usar (de hecho hace bastante, cuando empecé a notar los desastrosos efectos de las mascarillas en mi piel), y fue un flechazo 'al primer contacto'. Se trata de una especie de crema-bálsamo de textura rica (gracias a la manteca de karité), pero que se funde con la piel en cuanto la deslizas, así que es ideal para cualquier tipo de piel, incluso si es grasa. Al igual que el sérum de día, tiene pigmentos verdes para neutralizar un poco el tono del rostro, así que engloba todo el cuidado que precisas cuando tienes la piel en esos momentos en los que no soporta nada: calma, hidratación y una evidente mejora en su aspecto.


Ambos productos tienen un aroma floral muy delicado, así que aplicarlas es muy agradable. No exagero si os digo que se han convertido en uno de mis descubrimientos de este año y ue seguiré repitiendo porque son efectivos desde el minuto uno. Muy, muy recomendables si tienes la piel sensible y con rojeces.


Podéis encontrar estos productos en farmacias y en la tienda online de la marca.


¿Sufrís de rojeces? ¿soléis notarlas de forma más acusada con la llegada del frío?

 

¡Que tengáis un buen día y gracias por leerme!

 
¿TE HA GUSTADO ESTE POST? ¡COMPÁRTELO!

2 comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Tengo la suerte de tono de piel bastante uniforme, pero la información nunca está de más. Un besito.

    ResponderEliminar

Tu opinión es vital para la construcción de este blog, ¡gracias!