Ocho consejos de belleza prácticos para pieles mixtas



La mayor parte de mi vida he tenido que pelearme con la grasa de la zona T y con la sequedad en las mejillas. Cuando era adolescente aún no se hablaba de la piel mixta, así que cuando iba a comprar alguna crema, me sentía un poco "bicho raro": las dependientas me ofrecían productos para piel normal, grasa o seca... ¡pero la mía era una mezcla de todo! Ya sabemos que la historia ha cambiado y que ahora tenemos muchísimas opciones para elegir, pero tengo algunos trucos de cabecera para mantener mi piel más o menos equilibrada que me gustaría compartir aquí.

 

No te pases con la limpieza


Si tienes la piel mixta o grasa, es fácil que peques más por exceso que por defecto, por eso debes empezar por elegir la limpiadora adecuada para ti: una suave pero efectiva, que no sea agresiva y sobre todo, que no produzca deshidratación. En este caso generalmente debemos acudir a las pruebas ensayo-error, pero merece mucho la pena porque la piel reacciona muy bien cuando encuentras tu limpiadora ideal.


Utiliza productos específicos para cada zona


Debes perder el miedo a combinar productos. Aunque existen hidratantes especiales para piel mixta, hay momentos en que el desequilibrio en la piel es tan evidente, que necesitas, por ejemplo, productos mucho más ricos en las zonas secas. Mi truco es elegir como base hidratantes ligeras oil free y tener siempre alguna reparadora o algún booster (que suelen tener ingredientes más nutritivos), para usar en las mejillas tanto durante el día como en la noche.

El multimasking es un muy buen ejemplo de este punto: aplica una mascarilla con base de arcilla o de aloe vera en la zona T y otra con base de manteca de karité o aceites en las zonas secas y tu piel s irá equilibrando poco a poco, palabra de beauty blogger.


No te saltes el paso de tonificar e hidratar


Es muy importante escuchar a tu piel, porque en poco tiempo te puede decir (en el 'lenguaje de los brillos'), si la hidratante que has elegido no le gusta, si te estas quedando corta o si por el contrario, te estás pasando. Tampoco olvides utilizar tónico, ya que es un paso decisivo para recuperar la barrera hidrolipídica tras la limpieza.
 

Utiliza papeles antibrillos

 
 
Yo los descubrí hace ya muchos años y os digo que me han cambiado la vida. Bueno, estoy exagerando un poco, pero el hecho de deshacerte de los brillos en cualquier momento, en cualquier lugar y sin necesidad de aplicar ningún producto adicional, es fantástico. 
 
Lo mejor es que hay papeles con ingredientes que te ayudan a equilibrar la piel, así que descubrir los mejores para ti es cuestión de ensayo y error. Yo empecé con los papeles de arroz de Palladio, luego descubrí los de Yojiya (me los traía una amiga que viajaba frecuentemente a Japón), y ahora estoy usando unos de té verde que compré por Amazon y de los cuales os hablaré en breve (os dejo el link por si les queréis echar un vistazo).



No subestimes el poder de las prebases


Reconozco que no soy muy fan de las prebases (o era, porque tengo una a la que soy fiel), ya que suelen contener muchas siliconas y al final del día notaba la piel un poco cargada, pero es verdad que ye ayudan a controlar los brillos y a mantener el maquillaje en perfecto estado durante más horas. Mi prebase perfecta sigue siendo la Ibuki de Shiseido, y a pesar de haber probado más, ninguna le ha quitado el puesto nº1.


Para el día a día, elige acabados mate


Supongo que esta es una cuestión de gustos, pero en mi caso lo hago pensando en el poco tiempo que tengo para retocarme durante el día (a veces solo puedo utilizar un papel antibrillos y poco más). Cuando eliges acabados con brillo y tienes la piel mixta, tienes que preparar la piel minuciosamente y tener en cuenta que con el paso de las horas los brillos naturales del rostro aparecerán sí o sí.


Recurre a un tratamiento de cabina equilibrante

 
Los tratamientos de cabina ayudan muchísimo a recuperar una piel alterada, característica que suele acompañar a la piel mixta. Tener en el rostro descamaciones, grasa y granitos, todo a la vez, es un momento que puede llegar a ser complicado de manejar, así que visitar a una buena profesional de la estética  puede ser una gran idea. 


Cuida tu alimentación


Somos lo que comemos y en la piel se nota a la primera. Todos deberíamos huir de los fritos, de la bollería y de los ultraprocesados, pero quienes tenemos la piel mixta o grasa, aún más, ya que notamos en seguida cuando consumimos en exceso este tipo de alimentos. Bebe más agua e infusiones, come más frutas y verduras frescas y tira de ensaladas y purés cuando no tengas ganas de cocinar. Cuando cambias de hábitos tu estado general mejora, pero te sorprenderá ver que también lo hará tu piel.
 
 
¿Alguien más en la sala con la piel mixta? ¿Qué otro consejo añadirías?

¡Un abrazo y gracias por leerme!

¿TE HA GUSTADO ESTE POST? ¡COMPÁRTELO!

2 comentarios

  1. Añadiría no abusar de astringentes. En la línea que comentas de la limpieza, pero con tónicos o exfoliantes, he notado que a veces me han dado efecto rebote.
    Besitos!

    ResponderEliminar

Tu opinión es vital para la construcción de este blog, ¡gracias!