Joy by Dior: un perfume que huele a alegría




Creo que no hay término más hermoso, simple y que encierra tantos significados que la palabra 'alegría'. Cada uno tiene un concepto distinto de ella, pero en medio de su universo de significados, podríamos decir que es el medio y el fin... el estado en el que te sientes pleno incluso con el más sencillo detalle. Todas las dimensiones de esta palabra se han recogido en Joy by Dior, el perfume que ha visto la luz tras 20 años de espera, y que ha llegado para representar, como solo la maison sabe hacerlo, esa sensación indescriptible.


La tarea era ambiciosa: la mente femenina está llena de recovecos y nuestro corazón es una caja de secretos que a veces ni nosotras mismas llegamos a descubrir. Emular todas esas sensaciones que nos llevan a sentirnos felices y plasmarlo en una estela ha sido un reto personal para François Demachy, perfumista y creador de la fragancia: "para contar su historia, he elegido crear una estela envolvente, marcada al mismo tiempo por la suavidad y por la energía. Joy by Dior es un soplo, un camino que se sigue y que te transporta".


Joy by Dior: un sentimiento convertido en estela


Cuando se posa sobre tu piel por primera vez tu mente se adentra en un campo de flores coronadas por chispeantes notas de cáscara de bergamota y de mandarina... sientes toda la energía de esta mezcla que despierta tus sentidos de una forma vibrante y deliciosa. En el momento en el que llegas al éxtasis sientes la suave caricia de la madera de sándalo que te envuelve de una forma sutil pero evidente... te sientes arropada y te invade una serenidad que equilibra ese inicio tan intenso.

Al llegar al fondo del perfume un soplo de aire empolvado se posa sobre tu piel para llevarlo a un estado de calma. Los almizcles, delicadamente escogidos, te llevan a un momento que solo puedo comparar con la sensación que queda en tu cuerpo tras terminar llorando de tanto reír y te sientes serena, apaciguada... con ganas de experimentar de nuevo toda esa explosión de emociones.


Semejante explosión de emociones no merecía menos que un frasco tan lujoso como el que tiene: me recuerda el vestido de alta costura con el que todas soñamos: elegante, sobrio, que refleja el brillo de su interior y coronado con un hilo de plata que emula la joya más valiosa. Es moderno, pero tiene en su espíritu la elegancia de su casa creadora.

Si sois tan fans como yo de los perfumes de Dior seguramente ya os habrá conquistado... si no, os invito a que la descubráis porque os encontraréis con una fragancia espectacular, de los mejores lanzamientos de la temporada.

¿Conocéis Joy by Dior?. ¡Os gustan este tipo de perfumes?

¡Que tengáis una semana estupenda y gracias por leerme!

¿TE HA GUSTADO ESTE POST? ¡COMPÁRTELO!

7 comentarios

  1. Tengo que probarla, ya solo el nombre convence.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Sí, la he probado y es una maravilla!! Un beso guapa! :)

    ResponderEliminar
  3. Tiene buena pinta, a ver si me paso a olerla. bsts

    ResponderEliminar
  4. Me encantan estos perfumes, que como bien describes como chispeantes... estoy desando probarla !!

    ResponderEliminar

Tu opinión es vital para la construcción de este blog, ¡gracias!