¿Y si lo que necesitas no son más cremas sino un buen aceite facial?




Confieso que he huido de los aceites faciales (y de cualquier producto que no llevase las palabras 'oil free' bien grandes en la caja), durante años. Tengo la piel mixta y he forjado una lucha constante con mi zona T para que no parezca una bola de discoteca con el paso de las horas, pero esto ha cambiado. Estaba prescindiendo de un producto que es capaz de equilibrar, nutrir, calmar e iluminar la piel en un solo paso y de la forma más natural. Si vuestra historia se parece a la mía, os aconsejo que pronunciéis un mea culpa y os sumerjáis por completo en el mundo de los aceites para la piel.

Existen muchos mitos alrededor de ellos: que taponan los poros, que producen más grasa, que te alteran la piel... y nada más lejos de la realidad. El quid del asunto reside en saber elegir el más apropiado y aplicarlo según nuestro tipo de piel y sus necesidades.


¿Cómo se debe aplicar el aceite facial?

Puedo afirmar, sin temor a equivocarme, que la gran mayoría de las personas no sabemos aplicarlos correctamente. Hasta hace relativamente poco yo lo usaba en lugar del sérum o cómo tratamiento único y es precisamente esta la peor manera de utilizarlos.

Partamos de que la piel necesita agua, pero el clima, la contaminación, las calefacciones y en general las agresiones externas hacen que pierda la que tiene en su interior. En un mundo ideal está debería ser capaz de autohidratarse y regenerarse, pero desafortunadamente la edad y las condiciones en las que vivimos hacen que la piel poco a poco pierda esta capacidad.

Sin embargo el agua no hidrata por si sola, ya que esta se evapora fácilmente de la superficie de la piel y por eso es necesario crear una capa lipídica que la proteja y que evite que se pierda* (lo que conocemos como deshidratación). El aceite siempre se debe mezclar con otro producto para que pueda penetrar en ella y lograr aprovechar sus propiedades. Según Renee Roleau (y yo doy buena fe de ello), si ponemos el aceite como primer paso no taponamos los poros, pero sí creamos una barrera que impide entrar en la piel el agua que poseen los otros productos.

Es por eso que debemos prestar especial atención a la forma en la que los aplicamos. Siempre debemos partir de tres condiciones básicas: la piel debe estar complematemente limpia, no debemos dejar de usar sérum como primer paso de hidratación (su peso molecular hace que sea el producto que mejor penetra en la piel), y siempre debemos mezclarla con una crema hidratante.


¿Qué cantidad debemos utilizar?




La cantidad y la forma de aplicar el aceite depende de nuestro tipo de piel:

  • Piel seca: después del sérum, debemos mezclar unas 5 gotas de aceite con la crema hidratante. Después de que la piel la absorba, podemos porner un par de gotas encima para crear una barrera sobre la piel y así evitar que pierda la humedad. 

  • Piel normal: Se deben seguir los mismos pasos de la piel seca, pero en ese caso solo utilizamos 2-3 gotas de aceite. También se puede aplicar una gota que actúe como barrera. 

  • Piel grasa: Se siguen los mismos pasos de la piel seca, pero según observemos las necesidades de la piel (obviamente esta necesita más agua que lípidos), podemos espaciar el uso del aceite y solo debemos aplicar 1-2 gotas. En caso de sufrir una deshidratación importante -que puede ser causada por productos de limpieza muy abrasivos-, es conveniente aplicar una gota de aceite tras la crema para evitar la pérdida de humedad.

Obviamente quienes mejor conocemos nuestra piel somos nosotras mismas, así que sabiendo cuál es la forma correctar de utilizar este producto, lo más recomendable es observar la forma en la que luce y reacciona una vez hemos incorporado el aceite dentro de nuestra rutina. Os aseguro que si lo hacemos de esta forma, el cambio que notamos es realmente evidente.


¿Qué aceite elegir según el tipo de piel?

Existe una amplia variedad de aceites, ya sean vegetales, esenciales y las combinaciones creadas por las marcas cosméticas. Antes de lanzarse a probar alguno de ellos, es importante tener en cuenta cuáles son sus beneficios, para qué tipo de necesidad está indicado y cuáles son sus contraindicaciones (principalmente de los aceites esenciales, ya que no se deben aplicar puros directamente sobre la piel).


  • Aceite de almendras dulces: es un aceite altamente reparador y por eso está indicado para pieles secas y/o con patologías como la dermatitis. Yo lo he usado durante muchos años y es uno de los 'culpables' de haber logrado evitar las estrías durante el embarazo. Tiene una toleracia muy alta, así que puede ser usado incluso en bebés. 

  • Aceite de borraja: es un antiinflamatorio muy potente por su alto contenido en ácidos grasos esenciales. Muy recomendable para pieles con dermatitis.

  • Aceite de caléndula: es un aceite con propiedades antiinflamatorias que está recomendado para pieles con tendencia acnéica, ya que dentro de su composición contiene ácido salicílico.

  • Aceite de coco: es un aceite cuyo uso se está extendiendo por su precio y por su versatilidad, ya que puede usarse para desmaquillar y nutrir la piel y el cabello.  

  • Aceite de jojoba: es uno de los más apreciados en cosmética porque es no comedogénico, regula la secreción de grasa y además regenera la piel de una forma muy efectiva. También evita eldaño provocado por los radicales libres gracias a su contenido en vitamina E. 

  • Aceite de rosa mosqueta: es otro aceite 'comodín' porque tiene propiedades cicatrizantes, reparadoras y está recomendado para pieles sensibles y/o con tendencia acnéica porque reduce la inflamación y los comedones.

Aunque me gustan mucho los aceites naturales, reconozco que generalmente uso los de las marcas cosméticas porque me gusta tener una combinación de ellos en porcentajes controlados. He escrito otra entrada sobre ellos para no alargar más esta, así que aquí tenéis la lista completa de mis aceites favoritos.

¿Soléis usar aceites faciales?. ¿Como los aplicáis?

¡Que tengáis un buen día y gracias por leerme!

¿TE HA GUSTADO ESTE POST? ¡COMPÁRTELO!

17 comentarios

  1. Muy buen post. Yo me quité el miedo a los aceites, y descubrí un mundo. El que nunca me falta es el de rosa mosqueta, es un básico para mi.
    Un besito!

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo varios y me hago mis propias mezclas


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es muy pro, deberías escribir sobre ello, Reme. ¡Un beso!

      Eliminar
  3. El modo correcto aplicar el aceite es despues de la crema, para sellar mejor sus propiedades en la piel, con el resto estoy de acuerdo. Yo tambien evitaba aceites antes, pero desde hace unos años que los probe y desde entonces los uso pocas veces por semana, porque nada hidrata la piel mejor que una buena crema.
    Y que no nos confunden llamando Serum a un aceite, odio cuando las marcas inventan nombres raros y usen mal los terminos cosmeticos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, la crema no la reemplaza nada. ¡Un beso!

      Eliminar
  4. ME ha encantadl el post. La verdad que no tenía ni la mitad de idea de lo que nos comentas, así que me viene fenomenal. A partir de ahora ya sé cómo combinar mi aceite😉
    Un besito guapa❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro muchísimo que te haya gustado, ¡un beso!

      Eliminar
  5. Me ha encantado el post, no tenía ni idea y estoy deseando ver el siguiente.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Ostras! Nunca me hubiera imaginado que pudiera haber tanto detrás de un producto. Como tú, yo huía de los aceites para porqué notaba que sólo me ponían la cara grasa, pero ahora les voy a dar otra oportunidad.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Que interesante! No soy muy fan de los aceites porque los encuentro pesados en la piel. Salvo algunas ocasiones con aceites secos (como el Daily Reviving de Kielhs, que es oleoso, pero no creo que se le pueda llamar aceite) no me suelen gustar la sensación que dejan. Para otras zonas del cuerpo y cabello si :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. A mí los aceites me encantan, y aunque en teoría haya que mezclarlos, y doy fe de que la piel queda mucho mejor, a veces me gusta usarlos a solas.
    Respecto a la cantidad, aún teniendo en cuenta las indicaciones, siempre es bueno observarse y regularse una misma.
    Por cierto, si no has probado el aceite de camelia, te lo recomiendo, te va a encantar.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues los productos que llevan aceite de Camelia en su fórmula me suelen dar muy buen resultado, así que queda apuntadísimo. ¡Muchas gracias, guapa!

      Eliminar
  9. Muy interesante y bien explicado. Yo uso una mezcla de aceites (entre ellos el de rosa de mosqueta) pero lo utilizaba como primer paso de la rutina nocturna (no todos los días) y lo usaba solo...Ahora ya lo utilizaré bien, bsts

    ResponderEliminar
  10. Hola, muy buena publicación. Yo uso el aceite de Argán (lo compro en una tienda eco) sobretodo en esta época que noto la piel más seca por el frío, no lo uso todos los días, sino cuando noto que necesito un extra. Siempre después de la crema de noche y la verdad es que estoy muy contenta con el resultado.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  11. Generalmente los usos una o dos veces por semana. Cuando noto que mi piel necesita más hidratación.
    Besitos

    ResponderEliminar

Tu opinión es vital para la construcción de este blog, ¡gracias!