Mi experiencia en Las Caldas Villa Termal, el sitio perfecto para renovar fuerzas




Hay momentos en que el cuerpo nos pide un descanso. Parar, respirar y resetear para verlo todo con claridad y afrontar nuestro día a día con ánimo y con fuerzas renovadas. Hace años que mi marido y yo no hacíamos un viaje solos, por lo que decidimos regalarnos una escapada para recargar baterías. Hemos descubierto en un sitio tan perfecto para ello que he decidido dedicarle un post para aquellos que veáis la necesidad de hacerlo también.






El sitio del que os hablo es un balneario llamado Las Caldas Villa Termal, un pequeño paraíso ubicado en Asturias que cuenta con una infraestructura completísima para dar al cuerpo y a la mente todo lo que necesita para descansar y reponerse y que conjuga a la perfección la belleza de la naturaleza con las comodidades de la vida moderna.

Como dato curioso contaros que fue construido en 1776 para aprovechar las propiedades de aguas termales (rica en minerales y oligoelementos), ya que la gente peregrinaba hasta allí por lo efectos que obtenían sobre el reuma.

El complejo cuenta con dos hoteles (uno llamado 'Gran Hotel' que es más clásico y otro llamado 'Enclave', que es más moderno), dos spas, un restaurante y un centro de vida sana conectados entre sí que ofrecen todo lo que necesitas para disfrutar una estancia inolvidable.

Como podéis ver nuestra habitación contaba con una vista estupenda a un paraje natural que te permitía estar siempre con las cortinas abiertas sin perder la privacidad... ideal para empezar bien la mañana.


Spas para no salir del hotel





El centro cuenta con dos spas, uno llamado Aquaxana, al que también puedes ir a pasar el día gracias a paquetes que ofrecen con comida incluída), y otro reservado solo para los huéspedes del hotel. El primero tiene una piscina al aire libre y un circuito de aguas en un edificio de 2 plantas, es bastante grande y puedes ir con niños perfectamente (por en las tardes hacen un espectáculo de agua y luces que les dejará encantados).






Aunque el primero es bastante completo, la joya de la corona es el Balneario Real, ya que está reservado para los huéspedes del hotel y su circuito de aguas es impresionante. También posee varias plantas (una en la que puedes pasar por una piscina de contrastes y otra en la que tienes chorros y una zona de descanso preciosa. Obviamente el entorno y la forma en la que ha sido diseñado lo convierten en uno de los spas más espectaculares que he visto en mi vida...

Como os conté en Instagram, hice muchos malabares para poder grabaros un pequeño vídeo (ya sabemos que una una imagen vale más que mil palabras), así que os lo dejo aquí para que os hagáis una idea del precioso sitio del que os hablo:




Las Caldas Clinic: tratamientos a medida

Cuando voy a un spa siempre suelo probar al menos uno de los tratamientos, ya sea para relajarme o para tratar alguna zona del cuerpo. Esta vez no iba a hacer una excepción y para mi sorpresa me encontré con posibilidad de combinar varias opciones para crear un protocolo a tu medida.

En mi caso tome un baño termal con algas marinas que estimulan la depuración del cuerpo, una envoltura en fangos con algas drenantes y anticelulíticas y un masaje reductor y anticelulítico con ventosas (con el que puedes lograr unos resultados bastante significativos con varias sesiones). En total fueron dos horas de tratamiento y salí de allí con la piel muy tonificada... si algún día lo visitáis, os recomiendo que no os perdáis el baño termal... te deja como nuevo.

Las opciones que ofrece el centro son muchísimas, de hecho tienen un Instituto de Vida Sana con packs de varios días pensados para personas que quieren bajar de peso, dejar de fumar o que se están preparando para alguna competición. Estos incluyen una dieta diseñada para cada necesidad, tratamientos médicos, estéticos y de fisioterapia y una rutina de ejercicios a medida.


Actividades adicionales para una experiencia inolvidable






El hotel ofrece algunas actividades gracias a convenios que tienen con pequeñas empresas especializadas, por ejemplo, paseos en bicicleta por rutas naturales o  el descenso del río Nalón en piragua. Esta última fue nuestra elección y aunque nunca en mi vida lo había hecho me arriesgué y fue todo un acierto: además de sentir bastante adrenalina, es la mejor manera de descubrir un paisaje recóndito y precioso que se te queda grabado en la memoria. Ahh, y no os asustéis porque no se necesita ninguna experiencia previa... de hecho ese día lo hicimos con perros gracias a una iniciativa solidaria de una sociedad protectora (de la que ya os hablaré), e incluso con niños. Sin duda una de las experiencias más bonitas de mi vida y no puedo dejar de recomendarosla.



Después de estos días de descanso (que al final siempre terminan sabiendo a poco), solo puedo deciros que os recomiendo totalmente este pequeño oasis, ya sea para desconectar por unos días o para cerrar con broche de oro una ruta por el norte de España. Os aseguro que después de una estancia aquí, solo te quedan ganas de volver a repetir una y otra vez.


5 imprescindibles en Las Caldas Villa Termal:

1. El Balneario Real, un regalo para la mente y para el cuerpo
2. La piscina del Aquaxana, incluso en un día nublado
3. El baño termal con aromaterapia, sencillamente impresionante
4. El descenso por el río Nalón porque es una experiencia inolvidable
5. El arroz con leche. Sí, ya sé que no es light ni nada por el estilo, pero es el mejor que he probado en mi vida... ¡alimento para el espíritu!


¿Alguna de vosotras lo ha visitado alguna vez?. ¿Qué es lo que más os ha llamado la atención del Balneario?

Que tengáis un día estupendo y gracias por leerme!

¿TE HA GUSTADO ESTE POST? ¡COMPÁRTELO!

10 comentarios

  1. Una experiencia genial, las fotos son increíbles.
    Un besito!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por escoger mi tierra para pasar unos días y tener las maravillosas experiencias con las que ahora nos deleitas. Me ha encantado que hicieras el descenso del Nalón, río que pasa por mi pequeña ciudad y por cuya orilla disfruto paseando. Enhorabuena por las fotos, son preciosas. Me alegro mucho que hayas estado aquí y te haya dejado tan buen sabor de boca. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elegiría tu tierra para vivir porque me encanta... qué suerte tienes de vivir en un sitio así y que lo que para mi es un lujo para ti sea el día a día. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Me ha encantado todo..lo que para mi se me sale un poco de presupuesto. Pero es un sitio fabuloso y lo de Nalón ha tenido que ser increíble. Yo nunca he hecho algo así. Besos

    ResponderEliminar
  4. Justo estaba pensando en hace alguna escapada y tu entrada me viene genial que tiene una pita estupenda, bsts

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás si lo visitas, ¡seguro que te encantará!.
      Un beso guapa.

      Eliminar
  5. Seguro que ha sido increible, ya se te ve la carita de felicidad, que bueno que hayais disfrutado,una cosa, el bolso que llevas de donde es? me encanta, un saludo guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapísima, la verdad es que estoy deseando volver porque salí como nueva de allí.
      El bolso está hecho por los indígenas Wayuu de Colombia y fue un regalo de mis padres :)
      Un besazo!

      Eliminar

Tu opinión es vital para la construcción de este blog, ¡gracias!