Probando Eclat, la coloración (y tratamiento) demipermanente de Montibello

 


Una de las mejores cosas que tiene la cosmética es que está en continua evolución, así que es imposible dejar de sorprenderte con nuevos lanzamientos. Uno de los más recientes ha sido Éclat, la coloración demipermanente de Montibello que más que un cambio de look, es todo un tratamiento para el pelo

  

 

¿Qué es la coloración demipermanente?

 

Se trata de un tipo de coloración que no penetra en el interior del cabello, sino que deposita el pigmento en la superficie sin alterar su estructura natural. No aclara ni modifica la melanina natural, así que es una coloración más suave, indicada para aquellas personas que buscan resultados más naturales y una opción que revitalice su cabello. Es vegana, está libre de amoniaco y sus ingredientes son en un 90% de origen natural.

 

Es importante matizar que este tipo de coloración no permite realizar algunos servicios: “al no alterar el color natural del cabello, no permite realizar una aclaración del mismo. En estos casos, deberemos optar por una coloración tradicional”, especifica la experta Gema Manzano, Education Team de la marca.



¿Qué podemos conseguir con Éclat?

 

  • Maquillar las canas.
  • Rellenar, reforzar y reparar la fibra capilar.
  • Aportar hidratación y vitalidad.
  • Recuperar la textura y el brillo de un cabello sano.

 

Está disponible en varias gamas cromáticas: cenizas e irisados, dorados, marrones, rojos, cobres, caobas y púrpuras. Sus efectos desaparecen después de entre 15 y 25 lavados, así que es una opción estupenda para realizarse entre servicios de color, ya que podemos mantener el tono del pelo intacto y con un brillo intenso.



Mi experiencia con Éclat de Montibello

 


 

Cuando conocí este tipo de coloración, supe que que era perfecto para mi, ya que no me tiño el pelo, pero sí necesitaba algo que lo revitalizara y le devolviera intensidad a mi color natural.

 

El procedimiento es bastante sencillo: el colorista prepara una mezcla a medida, dependiendo de las necesidades de tu pelo y de tus expectativas, así que la cantidad de pigmento y el tono a elegir es totalmente personalizado (aunque el resultado siempre será muy natural por la naturaleza del producto).

 

Tras aplicar la mezcla y esperar unos 20 minutos (en los que no noté ningún tipo de reacción extraña), procedimos al lavado y peinado. El resultado se reveló enseguida: un pelo con un brillo espectacular, muy suelto y con una sensación de grosor bastante notable.


La prueba de fuego, sin embargo, sería ver el aspecto de mi pelo al lavarlo en casa. Al hacerlo, noté de inmediato cómo tenía mucho menos encrespamiento y el brillo se mantenía. Era el resultado que esperaba y no me decepcionó en absoluto.

 

Hoy he cumplido 20 lavados desde que me hice el tratamiento y el brillo se sigue manteniendo. Mi pelo no se ha resentido (de hecho todo lo contrario), y veo que las puntas muy sanas. Estoy encantada y repetiré, seguramente de cara a las fiestas que se acercan. Por cierto, su precio es de alrededor de 20 euros (precio orientativo).

 

Si queréis ampliar la información o buscar un salón que preste este servicio, podéis hacerlo en la web de Montibello y a través de sus redes sociales.

 

¿Conocíais la coloración demipermanente? ¿Os gustaría probar Éclat?

 

¡Que tengáis un día estupendo y gracias por leerme!

¿TE HA GUSTADO ESTE POST? ¡COMPÁRTELO!

3 comentarios

  1. La verdad es que es fantástico que cada vez haya opciones más naturales y personalizadas. Yo estoy en el viaje de dejar crecer mis canas libremente, a ver si lo consigo.
    Besitos.

    ResponderEliminar

Tu opinión es vital para la construcción de este blog, ¡gracias!