¿Cómo consumir cosmética de una forma más responsable?




En este momento en el que el planeta nos está dando una gran lección de lo vulnerables que somos y de lo mucho que nos falta para entender sobre el papel que jugamos en él, es importante evaluar nuestra forma de consumir. Creo que si cada uno lo hiciese de una manera más responsable, muchos de los problemas que tenemos (y tendremos), se reducirían significativamente. Por eso es importante conocer las alternativas que tenemos para que nuestras compras de cosmética sean más sostenibles... ¡tomad nota!


Buscar marcas eco-responsables




No somos responsables de la forma en la que actúan las empresas, pero sí de lo que consumimos. Por eso deberíamos "premiar" a todas aquellas marcas que se preocupan por hacer un uso adecuado tanto de sus materias primas como de sus empaques. Por  daros un ejemplo, la cosmética ecológica tiene un efecto positivo en la vida de las abejas, ya que estas se benefician directamente de aquellos cultivos libres de pesticidas (eso lo aprendí en la visita que hice algunos años a una empresa de colmenas que cuenta con el sello de apicultura responsable).

Una opción que he descubierto recientemente es la Beauty Box Abiby, una caja con productos de belleza que funciona bajo suscripción y que se caracteriza por incluir productos exclusivos en tamaño viaje o normal, veganos, libres de crueldad animal, que minimizan el uso de envases secundarios y que prefieren la cadena corta. La caja es completamente reciclable y la bolsa tiene la certificación GOTS (está hecha bajo un procedimiento textil que no perjudica el medio ambiente). Os recomiendo que le echéis un vistazo porque es una opción bastante interesante para descubrir nuevos y buenos cosméticos.


Apoyar las iniciativas que buscan la sostenibilidad


Cada paso que dan las marcas en su camino hacia la sostenibilidad es un importante grano de arena para hacer nuestro consumo más responsable. Por eso me parece importante apoyarlas (en mi caso siempre intento hacer eco de ellas), y así hacer ver que nosotros como consumidores valoramos estas iniciativas.


Reciclar todo lo que se pueda reciclar


Creo firmemente que cada vez somos más conscientes de la importancia de reciclar, pero que aún nos falta mucho para hacerlo de forma correcta. En el caso de los envases de cosméticos, siempre deberíamos separar las tapas y los tapones de los botes, desocuparlos por completo antes de tirarlos y, muy importante, no introducir dentro del contenedor todo aquello que no se puede reciclar (como los esmaltes de uñas que aún contienen producto, las brochas de maquillaje o las paletas con imanes y espejos). Estos se deben llevar a un punto limpio.


Reducir el consumo de plástico y algodón




Una forma de hacer nuestro consumo más responsable es disminuir al mínimo el consumo de plástico. Afortunadamente en el mundo de la cosmética cada vez lo tenemos más fácil y aunque aún falta mucho, espero que las marcas trabajen en este punto: muchas de ellas tienen programas de reciclaje de sus envases, productos que puedes rellenar una vez los has terminado, y algunas abogan por evitarlos a toda costa, por ejemplo a través de los champús y jabones sólidos.

Otro punto (que en mi caso estoy empezando a aplicar y sobre el cual os prepararé un post), es sobre la limpieza facial y el desmaquillado sin el uso de discos de algodón ni toallitas desechables gracias a las muselinas que podemos encontrar en el mercado.


Comprar de forma consciente


Sé que este punto es un poco delicado, porque todos compramos tanto por necesidad como por capricho (¡qué sería de la vida sin ellos!). Sin embargo creo que muchos de nosotros tenemos una tarea pendiente en la asignatura de "compra consciente", principalmente en lo que concierne a ropa y a maquillaje.

Hay un truco que es bastante efectivo y en mi caso, me ha ayudado a frenar compras de cosas innecesarias: hacer una limpieza a fondo tipo "Marie Kondo", sacando primero todo lo que tengo y observando el conjunto: esto me ayuda a ver de forma integral la cantidad y a hacerme una idea del tiempo que necesitaré para gastarlo todo (os aseguro que si os animáis a hacerlo, os vais a sorprender).

Contadme, ¿creéis que compráis de forma consciente? ¿Valoráis la sostenibilidad en la producción a la hora de comprar un producto?

¡Un abrazo y gracias por leerme!

¿TE HA GUSTADO ESTE POST? ¡COMPÁRTELO!

3 comentarios

  1. Yo ando en esta línea hace tiempo, me ha parecido un post muy interesante.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Una entrada muy completa, yo llevo un tiempo mirando estas cosillas que me parece fundamental. Por ejemplo para mis bebes voy a utilizar pañales reutilizables casi siempre para crear menos residuo y hace tiempo que me pase a los discos de algodon reutilizables. La cajita de productos no la conocía, me parece muy interesante. Bsts

    ResponderEliminar

Tu opinión es vital para la construcción de este blog, ¡gracias!